Decoración de bares y restaurantes

Un bar o un pub es un local en el que se reúnen decenas de personas que entran con la intención de pasar un buen momento con los amigos; pero claro, muchas veces entre risas y risas no son conscientes de que están manchando el suelo ocasionando un peligro para todos los que pasen por allí. Unos buenos tapetes personalizados impermeables, además de servir para proteger el suelo contra este tipo de manchas, son también una buena forma de decorar el local de manera muy original y poco vista.

Bar Mats

Y es que la decoración en este tipo de locales es la base del éxito entre la clientela, ya que los clientes se fijan mucho en cómo está decorado un bar para después decidir si quieren volver a él o si prefieren seguir buscando entre alguno de los muchos que tienen alrededor. Unos tapetes con dibujos divertidos y con algunos que otros logos que identifiquen al bar son la mejor forma de entrar por los ojos al cliente, consiguiendo su atención de manera que al día siguiente recuerde el nombre del lugar en el que estuvo para comentárselo a sus conocidos.

 

Esta idea puede aplicarse a cualquier negocio, ya que al fin y al cabo en todo negocio que se precie tiene que haber una decoración que se adapte a las instalaciones y al tipo de producto que se está vendiendo. Con pequeños detalles como éste es cómo se consigue a la clientela, de eso no hay lugar a dudas.

La decoración de un bar, además de ser bonita a los ojos de los clientes, también tiene que resultar práctica. No es lo mismo un bar en el que los camareros trabajan en un buen ambiente en el que se cuidan los detalles para que puedan desempeñar correctamente sus funciones que un bar en el que la decoración es bonita de cara a la clientela pero que resulta casi imposible trabajar con comodidad debido a los “obstáculos” que se encuentran los camareros a la hora de llevar los pedidos de los clientes a sus mesas.

Los tapetes de barra son un complemento genial para facilitar el trabajo de los camareros al mismo tiempo que se añade un toque de exclusividad al bar. Un buen tapete con el logotipo del bar impreso sobre su superficie queda genial en la barra, pero si además es un tapete de calidad, lo que se consigue es que los camareros puedan trabajar mucho más rápido al no tener que preocuparse de que los vasos se puedan caer al suelo. Es muy habitual ver cómo en los bares hay días –especialmente los fines de semana- en los que acaba cayendo algún que otro vaso al suelo justamente debido a que la barra está mojada y por lo tanto cualquier despiste provoca un buen jaleo en el local.

En resumidas cuentas, merece la pena pagar los pocos euros que cuesta cubrir una barra de bar con un tapete de caucho para así olvidarse de problemas y para conseguir un ambiente mucho más productivo entre los empleados.

 

Scroll al inicio