Reducir la brecha de seguridad física-digital

A medida que los edificios inteligentes con conectividad inteligente se convierten rápidamente en el status quo para los lugares de trabajo, las instalaciones de atención médica y otros lugares públicos, es importante que la forma en que consideramos la seguridad de los edificios evolucione para seguir siendo eficaz contra las amenazas modernas y para reducir las brechas deseguridad. La creación de vulnerabilidades de seguridad ahora abarca preocupaciones tanto físicas como digitales, y a menudo simultáneamente, y los equipos de seguridad deben reflejar esta nueva norma.

Los profesionales de la seguridad se están dando cuenta de que se pueden utilizar nuevas formas de ataques a edificios para obtener acceso a propiedad intelectual valiosa, información de identificación personal y activos organizativos. Los silos que separan a los equipos de seguridad de TI y los equipos de seguridad de edificios físicos no pueden existir en los campus corporativos del futuro.

Seguridad física

La preocupación en la vanguardia de la mente de un equipo de seguridad de un edificio suele ser la de los intrusos físicos. Cuando hay personas en un espacio que no debería estar, puede haber consecuencias graves, como robo, vandalismo, daños a la propiedad valiosa de la empresa y daños físicos a los ocupantes. Una forma de mitigar esto es equipar a los equipos de seguridad con las herramientas para visualizar los dispositivos dentro de un edificio y tener sistemas de seguridad que puedan integrarse con la videovigilancia habilitada por RF, lo que permite a los equipos identificar visualmente a las personas no autorizadas y rastrear su ubicación dentro del edificio.

Seguridad digital

Las amenazas menos conocidas son las que se centran en dispositivos fraudulentos y el daño que pueden causar en un campus corporativo. Abordar estos riesgos requiere un conocimiento completo de la situación de una instalación.

No saber cuántas PC, computadoras portátiles, teléfonos VOIP, dispositivos BYOD, tabletas, teléfonos inteligentes, rastreadores de actividad física y similares están presentes en un edificio puede dificultar el cálculo de cuántos dispositivos hay en el edificio que no deberían estar allí. Al igual que un intruso físico, los dispositivos fraudulentos y los nefastos puntos de acceso inalámbricos a interne pasarán desapercibidos, si uno no sabe cómo visualizarlos en un espacio.

La misma tecnología que se utiliza para detectar intrusos físicos también puede proporcionar visibilidad de los dispositivos que transmiten dentro de una instalación y en qué frecuencias están operando. Una plataforma de inteligencia interior no solo permitirá a los equipos de seguridad visualizar a las personas que se mueven a través de un espacio, sino que también proporcionará las herramientas para automatizar los bloqueos de dispositivos en zonas sin teléfono o deshabilitar automáticamente funciones como las cámaras de teléfonos inteligentes en partes sensibles de una oficina.

Esta exposición a nuevos tipos de amenazas a la seguridad puede ser alarmante para las organizaciones a medida que sus edificios se vuelven más inteligentes. Dado que estas amenazas de seguridad no son tan familiares, pueden ser más estresantes para los líderes organizacionales que están considerando la tecnología de IoT. Las organizaciones ahora deben trabajar para desarrollar una conciencia situacional inalámbrica integral de 360 ​​grados de sus edificios. Es clave que tanto las personas como las plataformas se comuniquen con otras tecnologías de seguridad para mitigar los riesgos que enfrentan ahora, ya que se hace cada vez más evidente que los silos de seguridad en cualquier nivel pueden generar brechas y vulnerabilidades en el futuro.

Scroll al inicio