QUIERO DARME UN GUSTO, NECESITO UN PRESTAMO

En muchas ocasiones recurrimos a entidades bancarias para decir necesito un préstamo muchas veces no muy grande porque sabemos que es para darnos un gustico. Lo requerimos por simples caprichos o porque vimos que no estamos a la moda y tenemos que igualarnos, lo cual es algo en lo que estamos fallando, porque las consecuencias muchas veces suelen ser nefastas.
Muchos economistas dicen que la mayoría de deudas se obtienen muy fácilmente tal vez en un momento en el cual nos dejamos guiar por las promociones y ofertas y como un dato importante siempre que existe una oferta terminamos comprando así sean cosas las cuales nunca las vayamos a usar. Por eso se dice que las propagandas, ofertas y promociones, estimulan el subconsciente del ahorro y es ahí donde cometemos el grave error comprar sin pensar en que es lo que estamos comprando.
Y como todo funciona en cadena llega el momento en el cual surge una grandiosa idea en ese instante y entonces pensamos, oh que grandiosos somos, y decimos porque no un préstamo, sería ideal para esta situación no hay manera de decir que nos es un 2×1 no lo puedo dejar pasar, y allí mismo solicitamos un préstamo online que un tiempo aproximado de dos horas se ha realizado con éxito y en nuestras cuentas aparece un saldito demás, que viene siendo representado por el préstamo. Y luego vienen los arrepentimientos, porque en el futuro va a pesar este préstamo porque nos hará ver en aprietos a la hora de encarar, y ya no saber de dónde sacar  más dinero, pero aquí sigue surgiendo idea y otro préstamo se solicita para pagar el otro préstamo, algo redundante, pero lastimosamente así es como nos endeudamos y los prestamos llegan a nuestras manos a “salvar la patria”.

Scroll al inicio