Instructores de gimnasio

Un buen instructor no es aquel que ostenta un diploma donde certifica que cumplió con los requisitos de un curso para instructor o por tener una apariencia física aceptable.
En los gimnasios es muy común encontrar este tipo de personas, para poder determinar si un instructor realmente está capacitado para llevar a cabo dicha tarea, es necesario observar su actuación cuando un percance ocurre. Por ejemplo, si alguien solicita de su ayuda para utilizar el equipo para gimnasio y este lo manipula de forma efectiva e indica  al usuario que hacer.
Muchas personas se auto nombran instructores por la simple necesidad de emprender un negocio que lleve ingresos a su hogar y al ver los resultados favorables optan por convertirlo en su modus operandi y no se preparan profesionalmente para ejercer esta actividad.
El verdadero instructor es aquel que se califica en un rango de 100 a 200 horas de preparación física y teórica en las áreas de fisiología, higiene, anatomía, psicología, metodología de entrenamiento con pesas, nutrición, suplementación, primeros auxilios, uso de equipo para gimnasio entre otras cosas.
Y para terminar un buen instructor de gimnasio tiene que ser amable y respetuoso con las personas sin extralimitarse.
Scroll al inicio