¿Cuándo se aplica la fisioterapia?

Para empezar, la fisioterapia es un
tratamiento de condiciones físicas o dolencias por medios naturales, entre los
cuales tenemos el calor, el frío, los masajes, la electricidad y el agua. Por
ello, podemos decir que hay muchos tipos de técnicas o tratamientos que se
pueden aplicar en el ámbito de la salud con la ayuda fisioterapia. Si alguna
vez te has doblado un tobillo, lo más posible es que te hayan colocado un
dispositivo para evitar algún movimiento brusco del pie que pudiera resultar en
algún agravamiento de la lesión; ya sea un aumento de dolor o un daño aún mayor
en el tobillo. Esto en sí, es la fisioterapia.

¿En qué casos se utiliza la fisioterapia y cómo se aplica?

Como ya habíamos mencionado anteriormente,
la fisioterapia se puede aplicar en casos de torcedura de tobillo; lo cual es
algo que suele suceder muchas veces, sobre todo si se es niño o si se practica
algún deporte. Otros casos similares a este son las torceduras de muñecas,
brazos o la ruptura de algún hueso del cuerpo.
En todos aplica una metodología
fisioterapéutica similar, como inmovilizar de alguna forma el hueso o la parte
afectada. Lo más posible y recomendable es que cuando hayan pasado algunos días
y ya el hueso o la parte afectada se estén recuperando, se realicen masajes y
ejercicios de rehabilitación para ir recuperando la movilidad del mismo.
Otro caso, en donde la aplicación de la
fisioterapia es necesaria, es luego de haber sufrido algún accidente y haber
quedado temporalmente inválido. Por lo general, por no decir que en todos los
casos, a las personas que les ocurre este tipo de situaciones se les manda a
realizar sesiones terapéuticas para recuperar la movilidad perdida.
Cuando las personas sufren algún problema
similar a un ACV, al recuperarse, mantienen dificultades físicas, es decir, les
cuesta moverse de la misma manera que lo hacía antes del ACV: para ello
funciona la fisioterapia, para recuperar ese movimiento perdido. Claro está que
hay algunas personas que no logran este objetivo, sin embargo, esto se puede
deber a factores como la falta de voluntad.
Aparte de los casos mencionados anteriormente,
también hay momentos donde aplicamos fisioterapia quizás hasta sin darnos
cuenta. A algunos nos ha pasado que nos duele la cabeza y utilizamos un gel
frío para aliviar el dolor: esto es un caso de fisioterapia usando la ayuda del
frío.

Mas info en Centro Rubio Valor

Scroll al inicio