Consejos Para Una Alimentación Saludable Y Un Envejecimiento Saludable

A propósito del pasado día de la alimentación hoy les dedico este post.

Seguir una dieta nutritiva es una de las mejores cosas que puede hacer por su salud a medida que envejece. Comer bien puede ayudar a prevenir muchos problemas de salud a medida que envejece, como enfermedades cardíacas, derrames cerebrales, diabetes y obesidad. También puede evitar que estas afecciones empeoren. Para las personas que envejecen con discapacidad, es importante mantener una dieta saludable que también respalde cualquier medicamento que esté tomando.

Pero, ¿qué es una dieta nutritiva? A veces, los consejos dietéticos son confusos o abrumadores. Estos consejos pueden ayudarlo a evaluar su dieta y encontrar cambios saludables que hacer.

Apunta al equilibrio y la variedad

Su cuerpo necesita una variedad de nutrientes para funcionar de la mejor manera, incluidos carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas y minerales. Una dieta saludable ofrece un equilibrio de estos nutrientes. Cada día, intente consumir una combinación de:

·         Una variedad de verduras que incluyen verduras de hojas verdes oscuras como la espinaca, verduras de color rojo anaranjado como las zanahorias y frijoles o guisantes.

·         Variedad de frutas como arándanos, frambuesas y manzanas. Trate de elegir frutas frescas y enteras cuando pueda.

·         Granos integrales como trigo integral, avena o arroz integral.

·         Una variedad de proteínas que incluyen pescado, carnes magras, aves o huevos. También puede encontrar buenas fuentes de proteínas en nueces, frijoles, quinua o productos de soya.

·         Productos lácteos bajos en grasa, como leche, queso o yogur bajos en grasa. Si tiene problemas para digerir los productos lácteos, elija sustitutos de soja, arroz o almendras con calcio agregado.

·         Aceites vegetales como el de semilla de uva o de oliva.

·         Agua Mantenerse hidratado es una parte importante de una dieta saludable y su sensación de sed puede debilitarse a medida que envejece.

Una dieta equilibrada significa que ocasionalmente puede disfrutar de sus alimentos procesados ​​o postres favoritos, siempre que su dieta general incluya una variedad de alimentos frescos y nutritivos. Cuando compre alimentos procesados, lea las etiquetas nutricionales y trate de limitar su consumo de:

·         Azúcares agregados: ingredientes como fructosa o jarabe de maíz, que se encuentran en muchos bocadillos envasados. Se recomienda que los hombres no coman más de 9 cucharaditas al día de azúcar agregada y que las mujeres no coman más de 6 cucharaditas.

·         Grasas trans: también conocidas como aceites parcialmente hidrogenados, que se agregan a algunos alimentos procesados ​​para que duren más.

·         Sodio: está bien un poco de sal, pero se recomienda no comer más de 2,300 miligramos de sodio al día (aproximadamente una cucharadita). Los alimentos enlatados, las cenas congeladas y los refrigerios como las papas fritas a menudo contienen grandes cantidades de sodio.

·         Grasas saturadas: se recomienda limitar las grasas saturadas que se encuentran en la carne, la crema y la mantequilla. Las grasas vegetales son mejores para su corazón.

Consejos para realizar cambios saludables en su dieta

Los pequeños cambios pueden marcar una gran diferencia cuando se trata de una alimentación saludable. Considere la posibilidad de sustituir los alimentos que consume con frecuencia. Por ejemplo:

·         Elija naranjas enteras en lugar de jugo de naranja.< /o:p>

·         Pruebe pasta o pan de trigo integral en lugar de blanco.

·         Agregue verduras picadas a guisos, sopas o incluso productos horneados. A medida que envejece, es posible que deba elegir verduras más blandas que sean más fáciles de masticar.

·         Compre sopas y salsas bajas en sodio o prepare las suyas propias para reducir la sal.

·         Elija cortes de carne magra, como pechuga de pollo sin piel o pescado para su proteína, o pruebe sustitutos que no sean de carne, como productos de soya, frijoles o nueces.

·         Reemplace los refrescos u otras bebidas endulzadas con agua con gas sin azúcar, leche o si tolera la cafeína, el té y / o el café.

Hábitos de comer saludable

Hacer elecciones inteligentes de alimentos es una excelente manera de seguir una dieta saludable. También puede mejorar su dieta siguiendo algunos de estos hábitos.

·         A medida que envejece, los alimentos pueden perder algo de su sabor y algunos medicamentos pueden cambiar el sabor de los alimentos. Agregar especias y hierbas, en lugar de sal, puede mejorar el sabor de sus comidas para equilibrar este cambio. También puede encontrar mezclas de especias en la tienda que no contienen sal.

·         Llevar una dieta nutritiva es más agradable cuando comparte una comida con los demás. Considere invitar a un amigo a cenar o participe en una comida compartida en su centro local para personas mayores o lugar de culto.

·         Haga todo lo posible para prevenir enfermedades relacionadas con los alimentos manteniendo sus alimentos seguros. Deseche los alimentos en mal estado y evite los que puedan ser peligrosos, como los lácteos no pasteurizados. Otros alimentos pueden ser dañinos si están poco cocidos, como pollo, carne, huevos o pescado.

·         Tenga cuidado al considerar los suplementos dietéticos. Por lo general, la comida es la mejor manera de obtener los nutrientes que necesita. Su médico sabrá si necesita vitaminas, píldoras o polvos adicionales para complementar su dieta.

·         Mantenerse hidratado es una parte importante de una dieta saludable. Asegúrese de beber mucha agua, porque puede perder algo de la sensación de sed a medida que envejece.

·         Asegúrese de que haya color en su plato. Agregar verduras y frutas coloridas no solo hace que su comida sea más atractiva, sino que también mejora el valor nutricional.

Otras cosas para recordar

·         Hable con su médico o con un dietista registrado antes de realizar cambios importantes en su dieta. Su médico puede sugerir cambios particulares según su salud y los medicamentos que está tomando, y puede aconsejarle si debe agregar o no vitaminas u otros suplementos a su dieta diaria.

·         Una dieta nutritiva es parte de un estilo de vida saludable, que también incluye actividad física. Consulte la hoja informativa sobre cómo mantenerse físicamente activo.

·         Consulte su biblioteca local, centro comunitario o tienda de comestibles para ver si hay clases de
nutrición o seminarios a los que pueda asistir.

Scroll al inicio