Cómo hacer pan para hamburguesa

Las hamburguesas,  son una de las Recetas más populares alrededor del mundo, incorporadas en casi todos los menús de locales de comida rápida pero también de los grandes restaurantes.

Y es que la receta de las hamburguesas permite la inclusión de una gran cantidad de ingredientes los cuales pueden cambiarle el sabor a la preparación, manteniendo la forma tradicional pero con una propuesta totalmente nueva.

Ahora bien las Recetas exitosas de este plato parten de un buen pan como base y a continuación Taberna La Gaditana nos da las claves para lograr el mejor.

Ingredientes para ocho porciones

Si quieres preparar Pan de Hamburguesa necesitaras los siguientes ingredientes:

  • 350 gramos de harina para preparar pan
  • 150 ml de leche completa previamente tibia
  • 5 gramos de levadura para panadería
  • 1 huevo
  • 10 gramos de azúcar
  • 5 gramos de sal
  • 15 ml de aceite
  • Agua
  • Semillas de ajonjolí o sésamo para adornar

¿Cómo preparar pan para hamburguesa?

Para la preparación debes contar en primer lugar con un recipiente en el cual puedas mezclar los ingredientes con libertad. Allí añadirás azúcar, sal y harina, luego harás un agujero en el centro para añadir la levadura y posteriormente incorporaras poco a poco la leche.

Luego revuelve todos los ingredientes hasta que se encuentren totalmente integrados y posteriormente añadirás el huevo, el cual deberá encontrarse previamente batido de forma ligera. Una vez añadido el huevo mezcla poco a poco y añade el aceite.

Una vez incorpores el aceite a la mezcla debes comenzar el proceso de amasado hasta que obtengas la masa que utilizarás para la elaboración de los panes. Esta masa debe tener una textura lisa y ser fácil de manejar.

Para darle a la masa el sabor característico de los panes de hamburguesas, procede a humedecer tus manos o añadir algo de grasa y forma una esfera con toda la mezcla, la cual pasara por un proceso denominado fermentación.

Para iniciar este proceso, debes tapar el recipiente que contiene la masa por al menos una hora y media, luego la colocaras sobre una superficie cubierta previamente con harina. El secreto de la textura de la masa es sacarle el aire utilizando la yema de los dedos.

Luego de esto, procede a trocear la masa de manera que quede dividida en 8 partes con igual tamaño y peso. El peso ideal de esta será de aproximadamente 70 gramos para cada trozo.

Con las manos le darás la forma de pan a cada uno de los trozos, sin olvidar tensar la mezcla para que pueda crecer posteriormente.

Una vez listos los trozos, procede a colocar los panes en una placa para horno previamente forrada con papel y luego utiliza un poco de agua para pincelar los mismos. Deja reposar para que continúe el proceso de fermentación por 45 minutos y precalienta el horno a 180 grados.

Una vez transcurridos los 45 minutos pincela de nuevo los panes con cuidado de no afectar el levantamiento de la masa y coloca las semillas sobre los mismos a manera de decoración.

Lleva al horno por 15 minutos hasta que los panes cuenten con un color dorado y luego de retirarlos, deja que enfríen sobre una superficie dispuesta para ello. Puedes conservarlos en el congelador siempre que se encuentren en un recipiente adecuado.

 

Scroll al inicio