Cómo forzar una cerradura en caso de haber olvidado las llaves

Es común que en medio de una pequeña salida al patio o el pasillo, se pueda cerrar la puerta de la casa. En este caso, si la persona no tiene la llave de la casa consigo, no le queda otra opción que forzar la cerradura. Esto es posible siempre que se haga de una forma inteligente.

Lo ideal es forzar la cerradura un poco y luego, si se ve que la misma no reacciona de la forma esperada, lo mejor sería dejarla como está y llamar un cerrajero. Se debe buscar la economía intentando llevar a cabo la apertura de la entrada por cuenta propia, pero si se ve que se hace daño a la puerta, lo mejor es siempre llamar a un profesional.

Usar una ganzúa y la llave de tensión

La llave de tensión, junto con la ganzúa, son artículos usados para abrir puertas de la mejor forma posible, sin dañar la cerradura. La llave de tensión se convierte en una llave provisional, y la ganzúa se convierte en la herramienta que va liberando los diferentes seguros que hay en el cerrojo.
En caso de no tener estos artículos, se puede utilizar un clip y una horquilla para el cabello. Aunque esta opción no es ideal para todos, ya que puede ser algo forzosa para algunos que, en vez de abrir la cerradura, podrían terminar dañándola.

Abrir con una tarjeta

El forzar la cerradura con una tarjeta es una de las formas más utilizadas para lograr abrir la puerta, aunque esta opción no se puede aplicar a todo tipo de puertas, ya que hay algunas que tienen marco especial para que el cerrojo no se vea.

Para aplicar esta fórmula, solo se necesita tener una tarjeta de plástico resistente y pasarla por entre la abertura entre la puerta y el marco, de modo que al pasar la tarjeta se pueda abrir la puerta.

Deja un comentario

Scroll al inicio